La receta de pollo a la cerveza se ha convertido en todo un clásico en nuestro país. Existen muchas maneras de hacerla, pero la que traemos hoy desde Carnicería Félix Gonzalo, es muy fácil de preparar y queda deliciosa.

En este caso hemos elegido muslos o jamoncitos de pollo, pero se puede hacer también con pollo troceado, contramuslos, etc.

Receta de pollo a la cerveza

Para preparar este plato se necesita:

  • 1 Kg de jamoncitos de pollo de Carnicería Félix Gonzalo
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 latas de cerveza
  • 1 l de caldo de pollo
  • 2 hojas de laurel
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva virgen extra
  • perejil (opcional)

Elaboración de la receta

El primer paso para preparar esta sencilla receta de pollo a la cerveza es limpiar bien los muslos de pollo. Es decir, eliminar cualquier pluma que pueda quedar. Se puede hacer fácilmente y con cuidado con ayuda de un soplete de cocina.

Una vez limpio, se salpimienta y se marca a fuego alto en una cacerola con un chorro de aceite de oliva. Cuando quede bien marcado por todas partes, se retira y se reserva para luego.

Por otro lado, se pelan y se pican en juliana las cebollas y los dientes de ajo. A continuación, se sofríen en la misma cacerola donde se ha marcado el pollo, añadiendo una pizca de sal.

Una vez que la cebolla transparente y empiece a dorarse, se añade la cerveza y se deja que reduzca. De este modo, el alcohol se evapora y se va haciendo la salsa.

Cuando haya reducido, se añade el pollo reservado y se cubre con caldo de pollo, añadiendo también las hojas de laurel bien limpias.

Después, se cocina todo a fuego medio hasta que el pollo esté bien hecho y se separe perfectamente del hueso. El tiempo dependerá del tamaño de los jamoncitos, pero puede oscilar entre los 20 minutos (si es en olla rápida) y una hora (en cacerola tradicional).

Finalmente, la salsa se puede dejar tal cual, o bien pasar por la batidora. En caso de que quede demasiado líquida, se puede dejar reducir un ratito más para que tome la consistencia deseada.

Ahora solo queda servir y disfrutar. Se puede decorar con perejil picado por encima. La salsa, también puede servirse por encima, o en un cuenco aparte para que cada cual se ponga la que quiera.

¡Buen provecho!